sábado, 25 de julio de 2009

Una pruebita del viaje a Marte

¿Le emociona la posibilidad de viajar al planeta Marte?
Considere esto. La travesía dura 6 meses, luego unos meses en Marte, un planeta desértico donde sólo hay rocas y arena. Después otros 6 meses de regreso. Las comunicaciones con la Tierra tienen un retraso de 20 minutos. Durante la ida y el regreso la nave sólo requiere mantenimiento mínimo, el resto del tiempo hay que usarlo en no volverse loco.

Quienes vayan a Marte requerirán algo más que el típico entrenamiento como astronautas o cosmonautas (la versión rusa de los astronautas),pues el confinamiento y aislamiento puede minar la salud física y mental de los viajeros.

Es por eso que la Agencia Espacial Europea (ESA) y el Instituto de Problemas Biomédicos de Rusia han iniciado una serie de experimentos dentro del proyecto Mars500. Los experimentos consisten en aislar a 6 voluntarios durante periodos de tiempo cada vez más largos.

La cápsula de aislamiento es una gran cilindro muy semejante a la nave en la que convivirán los astronautas en su viaje a Marte. Una vez instalados los voluntarios son sometidos a diversas pruebas para saber cómo responde su cuerpo y mente a las condiciones de aislamiento, la falta de luz solar, etc.

En la primera fase del experimento los voluntarios estuvieron 105 días en en la cápsula de aislamiento. Comieron comida de astronauta y lo que creció en un pequeño invernadero dentro de la cápsula. Sus comunicaciones con el exterior tuvieron retrasos de 20 minutos, tal como sería si estuvieran camino a Marte o en el planeta.

Los resultados de los experimentos serán dados a conocer en los próximos meses y servirán para la segunda fase en la que los voluntarios deberán permanecer 520 días en la cápsula de aislamiento. Tal cual, un viaje a Marte.

Enlaces:
Noticia en español en la página de la ESA