domingo, 30 de mayo de 2010

De México para el mundo, el compuesto activo de la píldora anticonceptiva

En 1951, un químico mexicano sintetizó una sustancia que haría historia: la noretisterona.

El Dr. Luis Ernesto Miramontes Cárdenas trabajaba en la empresa mexicana Syntex. Fue fundada por el norteamericano Russel Earl Marker, quien descrubrió que en México había una planta llamada "cabeza de negro" que contenía diosgenina de la cual podía sintetizarse la hormona progesterona.

La empresa tenía dos proyectos, uno dedicado a la síntesis de corticoides y otro dedicado a la producción de un tipo particular de esteroides. Aunque el enfásis estaba puesto en los corticoides, que en ese entonces eran considerados la panacea que curaría muchas enfermedades, el proyecto más exitoso fue el de los esteroides.

Después de que Luis Ernesto Miramontes sintetizó la noretisterona, México estuvo a la cabeza en el mundo en la producción de esteroides como progesterona, estradiol, testosterona y cortisona sintética. Pero en 1974, el gobierno mexicano decidió subir 10 veces el precio de la "cabeza de negro" del que se sintetizaban los esteroides. Esto fomentó la búsqueda de alternativas para la síntesis de los esteroides. Aparecieron otras materias primas y en China se encontró una planta que producía diosgenina de mejor calidad que la de la planta mexicana. En tres años esta industria se vino abajo después de haber dominado el mercado mundial por casi 20 años.

La píldora no fue inventada por el Dr. Miramontes, como él mismo cuenta en su ensayo "La industria de esteroides en México y un descubrimiento que cambiaría el mundo". La píldora fue desarrollada por el Dr. Gregory Pincus quien recibió un donativo de 180 mil dólares de Margaret Sanger y Catherine McCormick.

Más información en:

1 comentario:

Vicente Torres Zuñiga dijo...

Saludos Antigona:

Me es grato ver que cuentas con un blog sobre divulgacion cientifica.

Yo tambien trabajo en la UNAM, y hago el blog El Tao de la Fisica.

Espero que un dia podamos colaborar
Muchos saludos.